Bahía de los Ángeles, La joya del Mar de Cortés.

Bahía de los Ángeles, La joya del Mar de Cortés.

Por: Gerardo Sandoval (@gess8 de El Sindicato)

Hace un par de meses mi familia y yo hicimos un viaje al sur de la Baja California, recorriendo poblados como El Rosario, Puerto San Agustín, Cataviña y entre otros hasta llegar a Bahía de los Ángeles.

Después de viajar más de 2 horas sin nada más que solo ver montañas, cactus y dunas de arena, al llegar a Bahía de los Ángeles desde la carretera transpeninsular se podía apreciar un paisaje hermoso. El pequeño pueblo a la orilla de la bahía con un azul profundo y al fondo las imponentes islas flotantes. Fue como ver un espejismo.

Lo primero que hicimos fue buscar donde acampar, encontramos un área protegida llamada “La Gringa” en donde nos acomodamos muy bien ya que teníamos una excelente vista, un espacio amplio para acampar y con servicio de baño.

Algo que me llamo la atención desde que llegamos a la bahía fue que había muchas, muchas gaviotas y pelicanos. Según los letreros en el pueblo en Bahía de los Ángeles se encuentran una gran población de a Pelicanos Pardo y Águilas pescadoras.

Después de establecernos, un pescador nos dio un recorrido en lancha al rededor de la bahía, lo cual fue de lo mejor que pudimos haber hecho porque tuvimos la oportunidad de apreciar una variedad de especies de animales marinos, desde lobos marinos y focas tomando el sol a la orilla de las islas, peces de extrañas aletas y extravagantes colores hasta delfines saltando en la superficie. Lo que más me sorprendió del recorrido fue que cuando íbamos de regreso al campamento alcanzamos a observar a un enorme tiburón ballena al ras de la superficie porque son solo pocos los sitios alrededor del mundo donde se pueden observar de manera prolongada, según el pescador son inofensivos para el hombre ya que se alimentan de pequeños peces y plancton. Después al anochecer hicimos una fogata, comimos pescado y conocimos a una familia que venia del DF, la cual llevaba más de 5 días acampando y no planeaban irse pronto.

A la mañana siguiente nos levantamos temprano y salimos a explorar la bahía pero esta vez por tierra. Estuvimos caminando aproximadamente dos horas tomando fotos en lugares geniales como acantilados, cuevas, rocas gigantes y una playa que en vez de arena estaba llena de conchas y piedras de diferentes colores. Recuerdo que tome muchísimas fotos principalmente en ese lugar porque además de que la playa era muy distinta a las que normalmente conocemos, la mañana estaba un poco nublada y salían los rayos del sol de entre las nubes e iluminaban la bahía. La verdad es que fue como de película.

Mas tarde, fuimos a pescar y a sacar ostras de la orilla, lo cual no fue tan difícil pues parecía ser que venían a nosotros a propósito, fue ahí donde entendí por qué había tantas gaviotas y pelicanos. También encontramos a un pequeño calamar en la orilla que no hacía nada mas echar tinta, al parecer lo hacía porque estaba muriendo. Decidimos levantar el campamento para ir a pasar la última noche en un hotel del pueblo pues teníamos que salir a la mañana siguiente muy temprano de Bahía de los Ángeles porque mi hermana tendría a su primer hijo.

Por la mañana quise aprovechar las últimas horas en la bahía así que me levante muy temprano para salir a tomar fotos del amanecer. Ese momento fue de los mejores pues tener la sensación de estar en un lugar tan bonito, a la hora correcta, haciendo lo que mas me gusta no tiene precio.

Ir a Bahía de los Ángeles fue una de mis mejores experiencias, es uno de los lugares más bellos a los que he ido y realmente espero regresar.

3 thoughts on “Bahía de los Ángeles, La joya del Mar de Cortés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>