Riviera Nayarit y surf

Riviera Nayarit y surf

Sayulita es un pueblo con un encanto muy especial. Desde hace algunas décadas, muchos extranjeros han llegado a vivir aqui atraídos por el surf. Sayulita posee unas características ideas para practicar este deporte, incluso para los principantes. Lo primero que notas al llegar a la playa es que la arena brilla como oro con el sol, el mar es caliente y las olas son perfectas para aprender.

Para llegar a Sayulita es muy sencillo, basta con tomar la carretera rumbo a Compostela viniendo desde Bucerias o Nuevo Vallarta. Los paisajes de la carretera son increíbles  y mientras llegamos podemos apreciar la vegetación de selva baja, donde árboles parotas gigantes destacan entre tanto verde. Después de 20 minutos, llegamos a Sayulita, la entrada es muy vistosa por lo que es difícil perderse.

El encanto que posee Sayulita no se conoce hasta que se vive, es un lugar colorido, de relajación, para jugar en el mar, aprender a surfear y pueblear en la tarde.

Para comer, te recomendamos el restaurant Don Pedros, uno de los restaurantes que se encuentran a la orilla del mar. Las tostadas de atún son espectaculares y no te las puedes perder. Te recomendamos disfutar desde aquí el atardecer y después salir a explorar el pueblo. Hay muchas tiendas diseñadas con mucho detalle donde puedes pasar mucho tiempo admirando las artesanias locales. Para hospedarte está el Hotel Kupuri y el Hotel Vogue, ambos con buena reputación. Si te interesa buscar promociones hoteles, entonces usa el comparador de hoteles de Viajacompara.com.

La magia de Sayulita está en la diversidad de su población, que ha venido de todo el mundo con un sueño similar: vivir la vida tranquilamente junto al mar y traer consigo el arte que conocían en sus ciudades natales.

Es así cómo Nicolás llegó de Francia a abrir una tienda de arte pop, Cristian de Italia vende gelato, “El Chino” trabaja bolsas de piel como aprendió en Perú y Belén pinta Calaveras con su familia que viene a visitar de Guadalajara. Cada uno da un poco de sí para conformar esta pintoresca colonia que es Sayulita. Para conocerla, uno tiene que tomarse un agua de Lima de Wa Kika y darse el tiempo de caminar por sus calles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>