Singapur, gusto y obsesión por el makan (comida)

Singapur, gusto y obsesión por el makan (comida)

Singapur, junto con Hong Kong y Australia, ha sido catalogada como una de las tres principales capitales de la comida en la región de Asia Pacífico.

Si entendemos lo que el fútbol es para los ingleses, el vino para los franceses, o si por un momento consideramos el lugar que el chocolate y los relojes cucú ocupan en la identidad nacional de los suizos, entonces estaremos próximos a entender lo que significa el makan para los singapurenses.

Hombro con hombro con otra obsesión local, las compras, el gusto por el makan, o la comida, define a Singapur y sus habitantes e ilustra mejor que nada la esencia de esta joya sudasiática, una ciudad-estado que con gran éxito ha fusionado culturas, pueblos y gastronomías.

¡Y vaya gastronomía de la que se jacta la Ciudad León! Del satay al rojak, gado-gado, otak-otak y todos los olores, especias y colores de por medio, no lleva mucho tiempo darse cuenta de que el makan no es tanto una pasión como una adicción para los cuatro millones y medio de habitantes de esta isla tropical ubicada en la punta meridional de Malasia. Permea cada conversación y sazona toda reunión social. Los nativos comen fuera cuando salen a pasear a sus perros. Comen antes de ir al cine y al salir de él. En Singapur, hacer cinco comidas al día no es inusual y siete no escandaliza.

Aquí, en esta isla de 692 km2, el makan es lo que mantiene unidas a familias y amigos, como el más pegajoso de los arroces, y en ningún sitio es tan evidente como en un hawker centre, locales agrupados de diferentes ofertas culinarias. Hay más de 100 de estos centros esparcidos por toda la isla, espacios donde los ambulantes de antaño ahora prosperan en un espacio higiénico. Entre restaurante, bar y centro social, uno de los espectáculos más asombrosos de Singapur para un visitante es un hawker centre a todo vapor. Repleto de adultos camino a casa después de trabajar, niños con uniformes escolares y abuelos en torno a diversas mesas con manjares asiáticos, el centro es verdaderamente una maravilla en sí misma.

También es el mejor sitio para experimentar un acercamiento al estilo de vida asiático. De manera que pasa sin dudarlo, toma una charola y por sólo unos cuantos euros (muy pocos platillos cuestan más de 3 euros) únete al caos. Aquí lo que importa es la comida y no la decoración; la compañía, no los cubiertos ni la vajilla. Los asientos son de plástico y los palillos de madera. Sandalias, pantalón corto, camiseta, sentido de la aventura y un buen apetito es lo único que necesitarás, porque el makan al estilo hawker no tiene nada que ver con la calidad del servicio ni la presentación de los alimentos. Sencillamente se trata de la calidad de la comida, la comodidad y su bajo costo.

Es un híbrido singapurense de gastronomías malaya, indonesia, china e hindú, y también se venden de manera individual. Es la cocina nonya, esa mezcla de comida china y malaya que surgió en el siglo XIX gracias a los matrimonios de emigrantes chinos con mujeres malayas. Todo se encuentra con abundancia en los hawker centres.

Prepara el paladar, afila tu sentido de la aventura, pasa y disfruta tu comida, o ¡Selamat Makan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>