Tortas ahogadas y birria, sabor tapatío

Tortas ahogadas y birria, sabor tapatío

Jalisco es conocido por su música, su tequila y sus mariachis, pero algo que sobresale por encima de lo antes mencionado, es su comida. Las tortas ahogadas, los originales tacos al pastor y la birria, son platillos típicos y distintivos de este estado.

Puedes ir a Jalisco y no escuchar tocar a los mariachis; regresar sin haber visitado alguna hacienda tequilera y sin degustarte el paladar con un delicioso tequila. Pero lo único que no puedes hacer es ir y no probar su comida es como no haber ido.

Las tortas ahogadas son un virote, es decir un pan de la zona más reseco que el tradicional bolillo, es relleno de carnitas o camarones y luego es bañado por una salsa de jitomate que tiene varios grados de picor. Cuando alguien pide una torta entera se enfrenta al máximo nivel de picante, mientras que una media tiene rebajado el ardor.

Dicen que para sentir la verdadera energía de cualquier destino turístico hay que visitar sus restaurantes y cantinas, así que con estas recomendaciones serán más tapatíos que sus mismos habitantes.

La Fuente es una de las cantinas más tradicionales de esta ciudad e ideal para abrir apetito, se encuentra en la calle Pino Suárez, a un costado del Museo Regional. Vale la pena visitarla y saciar la sed con una Estrella (la cerveza local), y admirar las fotos del Guadalajara de principios de siglo, así como una vieja reliquia que es característica del local: una bicicleta que seguro alguien dejó empeñada para poder seguir chiqueando el gaznate.

Antes de entrar a tono como buen charro, hay que comer algo sin perder la temática, así que lo más recomendable es poner a prueba la valentía en el mercado del Barrio de San Juan de Dios con las famosas tortas ahogadas. Este es un platillo tradicional de la ciudad, junto con la carne en su jugo, los tacos de mariscos y la birria, pero quizás sea éste el que más pone a prueba la tolerancia al picante.

Si el paladar busca sabores clásicos, pero no tan explosivos, hay que visitar la fonda La Gorda, donde las manitas de cerdo bañadas en salsa roja son la especialidad del lugar, o bien visitar El Pargo, la catedral de los mariscos, donde el callo de hacha es un verdadero deleite.

Para la birria no hay nada mejor que ir a las Nueve Esquinas, antiguo y vibrante barrio del centro de la ciudad, célebre por tener una plaza que colinda con las ya mencionadas esquinas y donde la vida gira en torno a tradicionales imprentas, birrieras y cantinas.

Si el gusto se enfila por algo más exótico entonces hay que comer en La Squina, donde en medio de un ambiente playero se degustan unas deliciosas hamburguesas de camarón acompañadas por fresas en escabeche y una refrescante michelada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>