Una responsabilidad que no se puede diluir

Una responsabilidad que no se puede diluir

Nuestro planeta es una creación maravillosa, que funciona día con día de manera coordinada y en el momento que debe ser. Todo fluye. A toda acción hay una reacción. Nada sucede sin un motivo y de alguna manera casi mágica tenemos la fortuna de vivir en una red de coexistencia, donde todo lo que necesitamos es provisto por la naturaleza.

La vida misma es una reacción a una serie de procesos naturales en los cuales pensamos muy pocas veces. Asumimos la existencia de lo que nos rodea como una realidad que nunca va a desaparecer, pero no siempre es así. Si pensamos que la vida es una reacción en cadena, podemos entonces decir que cuando hay alguna falta o mal funcionamiento de un solo eslabón, toda la cadena tendrá una alteración. Es decir, que cuando se tala un árbol, se contamina una gota de agua o se altera un ecosistema, todo nuestro planeta vivirá un proceso de cambio.

Nuestros maravillosos espacios turísticos, a pesar de parecer casi irreales, son parte de esta cadena de cambios. Cuando se altera un espacio natural para construir un hotel, o se abren senderos para motocicletas, parques o zoológicos de fauna local, etc.; nuestro planeta sufrirá cambios irreversibles.

Sin duda, los destinos turísticos más visitados son aquellos de sol y playa, cuyo atractivo natural suele ser el mar, pero ¿has pensado en la relación tan estrecha que tenemos las personas con el agua?

Por ejemplo:

  • La fauna que vive en el agua dulce se está extinguiendo cinco veces más rápido que la fauna terrestre
  • Se estima que en nuestro planeta hay 525 millones de kilómetros cúbicos de agua y esta cantidad no aumenta ni disminuye. Lo que cambia es la cantidad de agua dulce disponible para la vida sana
  • De toda el agua que hay en la Tierra, solamente el 0.007% es potable
  • En un periodo de 100 años, una molécula de agua pasa 98 años en el océano, 20 meses en forma de hielo, 2 semanas en lagos y río, pero únicamente una semana en la atmósfera
  • El agua es un importante elemento para la regulación de la temperatura del planeta.

Nuestra relación con el entorno en el que nos encontramos va más allá de un mero atractivo paisajístico. Somos responsables de cuidar nuestros recursos ya que de ellos depende nuestra vida saludable. Por ello, sin importar en qué parte del planeta te encuentres, recuerda cuidar el espacio natural que visitas.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>